Recién estrenada la década de los 70 llegó al mercado uno de esos modelos llamados a hacer historia, no solo en Toyota sino en el mundo del automóvil en general. Aquel año vio la luz el Toyota Celica, uno de los cupés más célebres gracias a su diseño, tacto de conducción y comportamiento, además de su dominio del Campeonato del Mundo de Rallys —World Rally Championship (WRC)— a principios de los años 90.

El nombre del nuevo modelo desarrollado por Toyota ya hacía presagiar su futuro —Celica es sinónimo de “celestial”—, por lo que desde el primer momento quedaba claro que estaba llamado a ser una estrella en el mercado automovilístico mundial. Así quedó demostrado en sus siete generaciones y más de 35 años de historia.

En abril de 2006, tras más de cuatro millones de unidades vendidas en todo el mundo, el ya mítico Toyota Celica cesó su producción. Unos pocos años después, Toyota volvió a contar con un deportivo en su gama con la llegada del Toyota GT86, un cupé 2+2 de motor bóxer delantero y tracción trasera cuyo desarrollo se centró en las sensaciones que su conductor debía obtener al volante, con el placer de conducción como hilo conductor de toda su puesta a punto.El pasado año 2019 Toyota revivió otro deportivo mítico, el Toyota Supra. Ya como GR Supra, la quinta generación del legendario deportivo de Toyota y el primer modelo GR global de TOYOTA GAZOO Racing ha sido concebido como un deportivo en toda su pureza, sin ninguna concesión que pueda limitar el placer de conducción.