Jesús Centeno, Médico Cirujano por la Universidad Central de Venezuela en 2004 y Homologado en España como Licenciado en Medicina por el Ministerio de Educación y Ciencia en el año 2006, nos explica en qué consiste esta cirugía derivada del aumento de pecho.

Según las estadísticas, Michelle Bolsonaro, la primera dama de Brasil, pertenece al 1% de las mujeres intervenidas a causa de este problema a los diez años de haberse colocado prótesis en una cirugía de aumento. Se trata, pues, de una complicación poco común y cada día menos frecuente de los implantes que se emplean para aumentar la talla del busto femenino, tal como aclara el cirujano plástico y estético Jesús Centeno.

El encapsulamiento mamario es una reacción a un cuerpo extraño que realiza nuestro organismo como síntoma de rechazo de un dispositivo que no le pertenece. Esta respuesta negativa no es exclusiva de estos productos empleados en cirugía estética, sino que puede ocurrir con cualquier otro tipo de prótesis y consiste, en palabras del propio experto, “en un proceso inmunitario mediante el cual el cuerpo intenta protegerse de ese cuerpo produciendo alrededor de él una cápsula periprotésica que va a producir el aislamiento del implante”.

Esta reacción es tardía, insiste, y suele aparecer entre los cinco y los diez años después de la operación y nunca como una respuesta aguda a la colocación de las prótesis de mama. Cuando surge pronto, explica el cirujano de Sensabell Plastic Surgery, en torno al año o dos años, suele tener origen en algún tipo de complicación perioperatoria (producida alrededor del proceso quirúrgico), “llámese una infección, hematoma o signo de cirugía traumática que genera una reacción inflamatoria exagerada a nivel del cuerpo”.

Implantes de sexta generación

Jesús Centeno, Médico Cirujano por la Universidad Central de Venezuela en 2004 y Homologado en España como Licenciado en Medicina por el Ministerio de Educación y Ciencia en el año 2006, nos explica en qué consiste esta cirugía derivada del aumento de pecho.

Según las estadísticas, Michelle Bolsonaro, la primera dama de Brasil, pertenece al 1% de las mujeres intervenidas a causa de este problema a los diez años de haberse colocado prótesis en una cirugía de aumento. Se trata, pues, de una complicación poco común y cada día menos frecuente de los implantes que se emplean para aumentar la talla del busto femenino, tal como aclara el cirujano plástico y estético Jesús Centeno.

El encapsulamiento mamario es una reacción a un cuerpo extraño que realiza nuestro organismo como síntoma de rechazo de un dispositivo que no le pertenece. Esta respuesta negativa no es exclusiva de estos productos empleados en cirugía estética, sino que puede ocurrir con cualquier otro tipo de prótesis y consiste, en palabras del propio experto, “en un proceso inmunitario mediante el cual el cuerpo intenta protegerse de ese cuerpo produciendo alrededor de él una cápsula periprotésica que va a producir el aislamiento del implante”.

Esta reacción es tardía, insiste, y suele aparecer entre los cinco y los diez años después de la operación y nunca como una respuesta aguda a la colocación de las prótesis de mama. Cuando surge pronto, explica el cirujano de Sensabell Plastic Surgery, en torno al año o dos años, suele tener origen en algún tipo de complicación perioperatoria (producida alrededor del proceso quirúrgico), “llámese una infección, hematoma o signo de cirugía traumática que genera una reacción inflamatoria exagerada a nivel del cuerpo”.

www.doctorcenteno.com