¿Les ha pasado alguna vez que se han obsesionado tanto con dormir muchas horas que luego, cuanto más querían, menos podían abandonarse a los sueños de Morfeo? ¿Se han pasado, como yo, horas y horas por la noche sin poder conciliar el sueño, agobiados cada vez que miraban el reloj pensando en que tenían menos tiempo para dormir? Pues ese fenómeno tan común tiene un nombre. Se llama ortosomnia, un término que proviene del griego “ortos”, que significa correcto, y “somnia”, que se traduce en sueño.

Este vocablo ha sido acuñado por expertos de la Academia Estadounidense de Medicina del Sueño (AASM) y hace referencia a la cuantificación propia que los seres humanos nos obsesionamos con hacer de todos los parámetros relativos al sueño: cuántas horas dormimos, cuánto dura nuestro sueño profundo, cuánto descansamos o a qué hora tengo que levantarme para dormir bien.

Vale, a lo mejor no hay que obsesionarnos tanto con cómo hemos de dormir. Pero lo que es innegable es que descansar es fundamental para poder llevar una vida productiva y feliz. De ahí que expertos e investigadores de todo el mundo hayan buceado en las recomendaciones, tips y hábitos saludables para obtener un gran descanso.

Por eso, investigando más en profundidad sobre este asunto, el otro día me topé de frente con Sleep Retreat, o El retiro del sueño, un viaje de cinco días que, asegura, “le hará dormir como un jefe” de por vida. Este retiro, señala la empresa que lo organiza, Sleep like a boss, está dirigido a directivos, CEOs y empresarios que no consiguen conciliar el sueño y llevar una vida productiva.

A través de una experiencia inmersiva de cinco días, donde te llevan, por cierto, a una cabaña perdida en mitad de la jungla de Bali rodeada de todo lujo de detalles y comodidades, seis profesionales “de alto rendimiento” aseguran lograr hacerle dormir un mínimo de siete horas seguidas diarias.

Son cinco días, prometen, en los que no habrá estrés, ni planificación, ni aburrimiento, ni trabajo -en esto último hacen especial hincapié-, durante los cuales deberá someterse a varias sesiones de laboratorio con los expertos que analizarán su alimentación, rutinas, hábitos y resistencia al estrés, entre otros parámetros.

Pero no se quede sólo con eso. El retiro no es sólo para conocer su nivel de estrés, darle consejos nutricionales a medida y compartir hábitos saludables, también incluye un completo programa de actividades como la cena de presentación gourmet, un tratamiento médico facial, una sesión de cuentos balineses, música en vivo y masajes relajantes, todo incluido en el pack, además de cuatro sesiones de entrenamiento para los tres meses posteriores al retiro.

En definitiva, unas breves pero completas vacaciones con consejero sobre bienestar incluido. Y, si piensa que es un retiro espiritual donde le castigan sin poder comunicarse con nadie en sagrado silencio absoluto, olvídese, porque este refugio tiene piscina, playstation, mesa de billar y hasta una biblioteca de DVDs para poder ver películas en la habitación. Vamos, una maravillosa excusa para decir que te coges cinco días en el trabajo porque necesitas que te enseñen cómo dormir bien.

Todo esto es para consolarles. Para quien tiene dinero y duerme bien, que piense en lo que se ahorra gracias a tener la conciencia tranquila. Para quien tiene dinero y duerme mal, aquí tiene una solución posible. Para los demás, los que no tienen dinero ni duermen bien, tendremos que buscar otras alternativas más económicas, como hacer una escapada de año nuevo para despejar nuestra mente u organizar una cena especial con amigos y familiares, que siempre vienen bien para levantar el ánimo, especialmente en estas fechas. Muy felices fiestas.

¡Descarga el número de Enero de Bonus!

Por Inma Peña