1831. Suiza. Vittore Valsangiacomo funda la primera bodega de la familia en Chiasso, pero no será hasta finales del siglo XIX cuando decida ampliar horizontes, aunque sea a la fuerza. La plaga de filoxera que asoló toda Europa hizo que Cherubino Valsangiacomo, hijo de Vittore, pusiera sus ojos en España, y más concretamente en Valencia, atraído en parte por las condiciones logísticas de su puerto y el fruto de su tierra. En 1890, el negocio cobra tal envergadura que decide abrir instalaciones en Chiva, Requena, Utiel, Monóvar, Yecla y el Grao de Valencia, que se convertirá en sede central de la compañía hasta 1997.

Es el momento de apostar fuerte. Ese año, la empresa se traslada a Chiva, incrementando y mejorando la capacidad y calidad de sus instalaciones. En el año 2002 se amplían y modernizan aún más las bodegas creándose una nueva planta y una línea embotelladora, provista de una cava con capacidad para albergar 2.000 barricas.

En el año 2008, en los albores de la mayor crisis económica que se recuerda, la empresa volvió a apostar fuerte e inició el proyecto bobal de San Juan, dirigido a la elaboración de vinos tintos y rosados 100% de cepas viejas de bobal, fermentados y madurados en depósitos de cemento crudo.

Actualmente, la quinta generación de la familia Valsangiacomo, formada por Carlos, Arnoldo, Marta y María, se encarga de la gestión directa de la bodega, siendo una de las pocas empresas 100% familiares no solo de la Comunidad Valenciana sino también de toda España que mantienen el legado de la primera generación.

Arnoldo Valsangiacomo, fundador de la empresa, en la antigua bodega del Grao de Valencia.

¿DÓNDE PRODUCEN SUS CALDOS?

Desde esa primera bodega de 1831 hasta hoy ha llovido mucho. La compañía cuenta con tres instalaciones dedicadas a la elaboración y distribución de sus más de 300 referencias por todo el mundo.

La bodega central se encuentra en Chiva, y está especializada en el vino embotellado, zumo de uva y vino a granel. Su capacidad le otorga un poder de respuesta inmediato a la hora de servir pedidos. Produce 8.000 botellas por hora, una capacidad de almacenamiento de más de 20 millones de litros de vino a granel y es capaz de poner en el mercado unos 30.000 litros al día de mosto concentrado de uva.

Covibex es otra de las bodegas de Cherubino Valsangiacomo, ubicada también en Chiva, en la que únicamente se elabora y almacena vinos blancos. La aldea de San Juan, cerca de Requena, alberga el proyecto más peculiar y de más largo recorrido de la compañía, donde se trabaja con vides viejas y únicamente con la variedad de uva bobal, aunque la gran particularidad radica en la recuperación de depósitos de cemento para la elaboración del vino.

Carlos, María y Marta Valsangiacomo. Foto Rául Tárrega

VERMUT, UNA VUELTA A LAS RAÍCES

El Vermut vuelve a estar de moda. Consciente de esta realidad, Cherubino Valsangiacomo ha decidido lanzar una fuerte apuesta. Tiene en el mercado tres vermuts. El Vittore Blanco es un vino blanco base macerado con más de 25 botánicos, tiene un color amarillo pajizo brillante y desprende aromas balsámicos de hierbas mediterráneas. El Vittore Rojo, por su parte, tiene un color brillante ámbar oscuro con destellos propios del caramelo de vino y combina aromas balsámicos con regaliz y cítricos.

Pero la verdadera joya de la corona la encontramos en el Valsangiacomo Vermut Reserva, elaborado bajo la fórmula tradicional de Benedetto Valsangiacomo de 1904. Se realiza eligiendo 24 botánicos de procedencia mediterránea y alpina. Se elabora con una base de vino blanco macabeo y tiene una crianza de cinco años en barrica de roble americano. La quinta generación de la familia, la que dirige hoy por hoy el negocio, ha decidido homenajear 185 años de historia con un etiquetado frontal único de principio de siglo pasado, mientras que en la contraetiqueta se ha insertado una fotografía de Benedetto Valsangiacomo con los trabajadores de la bodega del Grao de Valencia de 1930.

Pero la apuesta de las bodegas Valsangiacomo no se circunscriben únicamente a la elaboración de vermuts. La empresa ofrece talleres de elaboración de vermut propio a grupos, en los que son los propios participantes lo que fabrican su propio caldo con una base de vino blanco y añadiendo los botánicos al gusto.

Si les interesa probar estos licores, no tienen más que pasarse por la I Fiesta de la Logística de Valencia el próximo 13 de marzo de 2020, donde Cherubino Valsangiacomo tendrá un tirador de vermut gratuito para todo aquel que quiera probar.

CUVA VELLA, EL “OLVIDO” MÁS PREMIADO DE LA COMUNITAT VALENCIANA

El producto estrella es fruto de un olvido. Tal cual. Un moscatel de 1980 que no se vendió y quedó en una tina de castaño. Comenzó un proceso oxidativo (que perdura hasta la actualidad) y al no servir para el uso habitual fue denostado y rellenándose el hueco de la tina en años posteriores hasta quedar llena. ¿En qué se traduce todo esto? En 95 puntos en la prestigiosa Guía Peñín, 93 puntos en Parker y la Medalla de Oro de Muscat du Monde.

¡LO QUIERO!

A estas alturas, los lectores querrán saber dónde encontrar el vermut, los vinos y tres productos muy codiciados, como son el Novio Perfecto (un vino blanco proveniente de uva moscatel y viura a partes iguales con más de 6,3 millones de referencias en Google), la Novia Ideal (un vino rosado espumoso elaborado con uva bobal) y el Agua de Valencia (que les recomiendo no dejen pasar). Les recomiendo visitar muchos de los restaurantes y bares del Barrio del Cabanyal, como Casa Montaña, Malafama o Casa Guillermo, donde podrán maridar todos los productos de la bodega con la gastronomía típica de la zona. Si lo que prefieren es comprar, pueden pasarse, entre otros, por Original CV -frente al Mercado Central de Valencia o en la calle Gravador Esteve- o por el Club Gourmet de El Corte Inglés.

Cherubino Valsangiacomo
Ctra. Cheste- Godelleta, Km. 1 46370 Chiva- Valencia SPAIN
Tels: 96 251 08 61 / 96 251 04 51
Fax: 96 251 13 61

Por Raúl Tárrega.