Ya está aquí la navidad, acompañada de sus comidas y cenas, tanto de empresa como familiares. En estos encuentros prenavideños y navideños uno se reúne con personas con la que trata únicamente en el ámbito laboral o eventualmente con familiares y amigos, y siempre aflora una duda: cómo sobrellevarlas con el mayor adecuamiento o al menos sin perder la dignidad. Al hilo de estos eventos, el restaurante Tenderete pone a su disposición las mejores claves para triunfar en una comida o cena de navidad, ya sea personal o de empresa. ¡Tome nota!

1. No pedir/ servir la comida hasta que estén sentados todos los comensales
Por protocolo se debe esperar para pedir hasta que el último comensal esté sentado. Si la comida o cena se lleva a cabo en un domicilio, el primer plato debe comenzar a servirse cuando todos los invitados se hallen en la mesa.

2. No utilizar el teléfono móvil durante el tiempo que dure la comida/ cena, para así evitar distracciones y centrarse únicamente en la conversación. Se permite algún que otro selfie e imagen de grupo para el recuerdo, sin abusar.

3. Conocer a los invitados
Es importante una cierta preparación para saber quién es quién, ya que resultará muy incómodo un encuentro de estas características con gente a la que se conoce muy poco o nada.

4. Evitar ciertos temas para prevenir discusiones
En este tipo de eventos hay asuntos de los que es mejor no hablar para evitar controversias o disputas. La religión, el sexo, la política o los deportes son algunos de ellos.

5. Cuidado con el alcohol
En estas celebraciones es importante beber con moderación y no “darle la cena/ comida” a algún familiar o compañero de trabajo (gente a la que se ve todos los días). Merece la pena cierta contención.

6. Los más pequeños: lo primero.
Los más pequeños de la casa son, sin duda, a los que más ilusión les hace la Navidad, es importante centrarse en ellos y dejar que la magia de la Navidad los inunde por completo.

7. Evitar hablar de temas laborales
Si lo que se está celebrando es una comida o cena de empresa se deben esquivar los temas farragosos, incómodos o aburridos que tengan relación con el ámbito profesional, ya que este tipo de eventos están pensados para socializar, divertirse y “desconectar” del trabajo, en la medida de lo posible.