La septorrinoplastia es una operación estética poco conocida pero que permite devolver la salud a la vez que otorga armonía al rostro de una manera sencilla y estética.

Según nos cuenta María Teresa Achiques, cirujana estética en Sensabell, la septorrinoplastia es una práctica que va más allá de la septoplastia, el enderezamiento del tabique nasal al recortar, reubicar y reemplazar cartílago o hueso.

En la septoplastia, el cirujano extirpa una parte del cartílago que compone el tabique, aún siendo mínima. “Si este trozo de cartílago no se usa en la operación, se debe desechar sin poder utilizarlo en operaciones posteriores”, especifica la doctora.

“En ocasiones ocurre que si quieres corregir la parte estética pero no hay ya cartílago en el septum debemos extraer o bien cartílago de la concha auricular o bien costilla para así poder hacer un injerto de la parte estética y, tal y como podéis imaginar, el procedimiento quirúrgico se complica”, añade Achiques.

Sensabell, clínica de cirugía estética y plástica en Valencia, dispone de un método efectivo y de calidad para atender al cliente desde la primera consulta, donde la doctora conoce los antecedentes del paciente y le ofrece la mejor solución adaptada a sus necesidades, hasta el diagnóstico completo, operación y postoperatorio.

Primera visita

Durante la primera visita, Sensabell mantiene un primer contacto con el interesado. Además, gracias a la tecnología vectra, puede ofrecer una visión sobre cómo quedará la nariz tras la operación. Esta tecnología también permite realizar fotografías para hacer una reconstrucción tridimensional de la cara y mostrar qué resultado aproximado se obtendrá tras la operación. Este procedimiento hace ver al paciente o a la paciente cómo quedará tras la cirugía.

Operación

Durante la operación se corrige el tabique y se coloca una porción de injerto que sirve para dar posteriormente soporte y forma a la nariz. Se realiza radiofrecuencia de cornetes y finalmente se ejecuta la parte estética. En primer lugar se remueve la giba osteocartilaginosa, rotar la punta, y proyectarla. Ese procedimiento consiste en levantar ligeramente la punta nasal haciendo que el ángulo existente entre labio y nariz quede modificado.

Postoperatorio

“La recuperación tras la septorrinoplastia es bastante buena”, asegura la cirujana. En palabras de María Teresa Achica, “El paciente sólo tiene sensación de constipado o un taponamiento nasal que no le deja respirar, debido a que las cicatrices son internas”.  Tras la cirugía la paciente debe llevar la férula durante 15 días, una férula metálica muy fina con vendaje del color de la piel que van cambiando durante ese periodo de 15 días.“Es importante destacar que las expectativas de la paciente se ven satisfechas, pues a pesar de haber visto el resultado provisional con Vectra la realidad siempre supera a la ficción”, concluye la doctora.

www.sensabell.com
Martínez Cubells, 10-1
46002 Valencia
Tel: 960 056 165 – 695 567 297