En el céntrico barrio madrileño de Salamanca se encuentra la gelatería La Commedia, una pequeña cafetería y heladería artesanal. Dirigida por Paola Panzani, la Commedia está inspirada en la Divina Comedia de Dante, obra que siempre ha sido de referencia para la familia de esta empresaria, nos cuenta Paola Panzani en una entrevista.

Constituida como heladería y cafetería, La Commedia abre durante todo el año para poder ofrecer exquisitos helados artesanales que constituyen una delicia para todos los sentidos, además deapasteles, galletas, bizcochos o tiramisú propios de la gastronomía italiana.

Junto a la cuidada atención al cliente, es de admirar la influencia italiana que presenta la gelatería. “Se nota la influencia italiana en nuestros helados, hechos artesanalmente como lo hacía mi abuelo pero con técnicas modernas; en nuestros pasteles como el tiramisú o incluso en nuestros empleados ¡Los tres trabajadores son italianos!”, explica divertida Paola Panzani.

Abierta todo el año, La Commedia elabora todas sus especialidades en el propio obrador a la antigua usanza y con los ingredientes más sanos y naturales. “Cuidamos mucho la materia prima. Utilizamos fruta fresca de temporada, frutos secos de las mejores regiones de Italia y leche fresca de la Sierra de Madrid, lo que permite mantener un gran sabor y que nuestros helados solo tengan un 7% de grasa, frente al 35% que puedan tener los industriales”, señala la empresaria.

“Ofrecemos, además, nuestra línea de helados de frutas, apta para celíacos y veganos y elaborados con un 40% de fruta por kilo”. Esta cuidada atención a sus pasteles y helados les ha hecho conseguir la certificación alimentaria sin gluten con la que poder ofrecer los mejores helados frescos, tartas semifrías, bizcochos, galletas artesanales para todos los públicos.

Orígenes

Los orígenes de La Commedia se remontan a 1936, cuando Francesco y Bice, los abuelos de Paola Panzani, abrieron la primera heladería en Milán. En pocos años la Gelatería Piermarino se convirtió en referencia y clientes de toda la ciudad acudían para probar los helados artesanales de Francesco. Con la idea de seguir los pasos de su familia y manteniendo la misma calidad en los helados como lo hacía su familia, Paola Panzani decidió abrir su propia heladería en Madrid, desde la que poder compartir el concepto y los secretos de su abuelo.

Helados “divinos”

Uno de los grandes éxitos de la gelataría La Commedia, “y que más nos demandan”, asegura Panzani, es la línea de helados divina, cuatro alternativas gourmet que mezclan cremas, bizcochos, frutos secos y helados. Helado Paraíso, con crema de avellana y chocolate de Turín; Purgatorio; mezcla de dulce y salado con crema de cacahuete, cerezas amarena, macadamia garrapiñada y chocolate blanco; Inferno, interpretación de red velvet con crema de mascarpone, chocolate blanco y bizcocho; y Sublime, helado de crema de pistacho con avellana y chocolate.

Por Inma Peña