Que todas las personas vayan a disfrutar este verano de la piscina natural de la Marina de Valencia. Este es el objetivo de Estiu a La Marina, la campaña que el Consorcio Valencia 2007 (CV07) ha presentado esta semana junto a la primera piscina urbana natural de la ciudad; una zona de baño de temporada habilitada frente a La Base, que ha empezado a funcionar esta misma semana.

Bañarse en la dársena histórica será uno de los atractivos de este programa, que incluye un festival de cine marino al aire libre, una regata de Barcos Locos y la opción de practicar deporte en una innovadora pista multideportiva realizada desde la creatividad y el reciclaje. Así lo ha anunciado Vicent Llorens, director general del CV07, que ha intervenido en rueda de prensa junto a Victor Moreno, miembro de la junta directiva de la Federación de Natación Comunitat Valenciana (FNCV).

Moreno, en nombre de la FNCV, ha aplaudido especialmente la habilitación de un canal de entrenamiento deportivo en la nueva zona de baño y ha recordado que el próximo 23 de junio tendrá lugar la Travesía a Nado al Puerto, que este año celebra su centenario. Por su parte, Llorens ha señalado que Estiu a La Marina es una campaña alineada con la estrategia de apropiación ciudadana de La Marina: “seguimos creando motivos, actividades e instalaciones, mejorando el espacio público, para que la ciudadanía venga a vivir su Marina. Ese flujo de gente, cada vez mayor, repercute también en la activación productiva del lugar”.

Se trata de una piscina natural de agua salada, de entrada libre y gratuita, que está abierta desde el miércoles 12 de junio, hasta el 12 de septiembre de 2019, en horario de 11:30h a 19:30h.

La zona de baño está formada por una piscina principal de 24 metros por 33 metros de superficie y  8 metros de profundidad, con un aforo de 403 personas y, balizado,  un carril de nado para entrenamiento deportivo con un aforo de 58 personas.

El recinto cuenta con todos los servicios: aseos, vestuarios, duchas, flotadores salvavidas, servicio de salvamento y socorrismo y un puesto de primeros auxilios.  La calidad del agua de la piscina es óptima, según se ha comprobado en sucesivos análisis. De hecho, la calidad del agua de la dársena valenciana, donde sobreviven especies marinas en extinción, es la que posibilita que sea usada como vivero de la Fundació Oceanogràfic.

El espacio dispone también de un solárium de 456 metros cuadrados, creado con pantalanes flotantes vestidos con césped artificial. Un espacio al aire libre donde descansar, tomar el sol y desde donde acceder a la piscina a través de rampas y escaleras. Es también un área chill out, donde se situa el  foodtruck  La Marinereta que servirá bebidas y algo de comer.