Declarada Patrimonio de la Humanidad, la ciudad alemana de Bremen acoge a un gran número de turistas a lo largo del año pese a no ser una de las ciudades más visitadas de Alemania. El principal atractivo turístico de esta ciudad es su centro histórico, uno de los mejores conservados del país. La historia de la ciudad está ampliamente ligada a su pertenencia en la federación de ciudades bálticas conocida como Liga Hanseática, propiciada por su gran actividad comercial durante la Edad Media gracias a su gran puerto fluvial. ¿Qué podemos ver en Bremen?

Antiguo Ayuntamiento Gótico
Ubicado en la céntrica plaza del Mercado, es un edificio de principios del Siglo XV en el que destaca, sobre todo, su fastuosa fachada renacentista del Siglo XVII y la gran sala gótica donde se celebran los principales eventos de la ciudad.

Estatua de Rolando
Enfrente del Ayuntamiento se encuentra la Estatua de Rolando, un gran monumento de piedra, imagen icono de Bremen. La Estatua fue construida en 1404 en madera y nació como un símbolo de la libertad frente al entonces gran poder de la Iglesia.

Músicos de Bremen
Si continúa paseando por la Plaza del Mercado podrá encontrarse también a la estatua de los Músicos de Bremen. Dedicada a los Hermanos Grimm y a los animales protagonistas de su cuento infantil, esta escultura fue instalada en 1953 y desde entonces se ha convertido en otro de los iconos de la ciudad.

Iglesia de Nuestra Señora
Al otro lado de la Plaza, en el lado opuesto de la Catedral, se encuentra otro templo destacado: la Iglesia de Nuestra Señora. Fue construida como iglesia románica en el año 1000 aunque conserva su estilo gótico primitivo tras la transformación que se llevó a cabo en el Siglo XIII con tres naves interiores y dos torres en su exterior. En su interior no puede pasar desapercibido sus diversas vidrieras y el púlpito tallado que data de 1709.

Calle de los Toneleros
Dirección al río Weser se encuentra la Calle de los Toneleros, Böttcherstrabe, uno de los rincones más turísticos de Bremen. Este estrecho callejón, diseñado en 1920, dispone de poco maás de 100 metros de longitud. Si bien antes era una calle de actividad portuaria, ahora se concentran en él una gran diversidad de bares, restaurantes, museos y tiendas de souvenirs. En su paseo podrá ver diversos rincones. Incluido un patio de estilo modernista inspirado en las obras de Gaudí o una estatua dedicada a Ludwig Rogelius, inventor del café descafeinado. En este callejón también podrá encontrar un edificio de fachada renacentista y en el que podrá ver en funcionamiento un popular carrillón de 1926, el cual cada hora en punto muestra diversas escenas de la historia de los viajes a América.

Catedral de Bremen
Imponente en la Plaza del Mercado se sitúa la Catedral de San Pedro, uno de los edificios originales que conserva la ciudad que sobrevivieron a los bombardeos al final de la II Guerra Mundial. La Catedral fue construida en el Siglo XIII y se caracteriza por las dos enormes torres que se elevan sobre la Plaza del Mercado y que configuran, junto a la fachada del Ayuntamiento Gótico, una de las estampas más características de Bremen. El interior de la Catedral nos sorprenderá por su austeridad, característica de los templos luteranos, con arcos de estilo románico y diferentes estilos góticos, conformados sobre dos naves laterales.