En España hay lugares que desprenden magia y encanto en cada esquina, parajes de ensueño que ofrecen paz y tranquilidad para disfrutar del espacio y de su pareja. La Asociación Los Pueblos más bonitos de España recoge 79 localidades que ofrecen destinos idóneos para pasar una escapada, ya sea en solitario, en familia o en pareja, en el que enamorarse de los paisajes y de las tradiciones. Además, este 14 de febrero la Asociación celebró la incorporación de once nuevas localidades que se han sumado a los pueblos más bellos del país. Algunos de estos maravillosos pueblos son:

Vilafamés

Una escapada a la época medieval

Esta joya histórica y cultural de la provincia de Castellón es un destino idóneo para los amantes del arte y del vino. Cuenta con pequeños rincones que permiten sentirnos como parte de un viaje hacia el siglo XIII. Su castillo, situado en la cima de la montaña, tiene origen musulmán y fue conquistado por Jaume I en 1233. Si lo visita no olvide pasear por los alrededores de las murallas, declaradas Bien de Interés Cultural.

Bagergue

Una estampa de cuento

El pintoresco pueblo de Bagergue, el municipio más alto del Valle de Arán, solo tiene 107 habitantes. Se posiciona como uno de los destinos más deseados para estas fechas por las bonitas estampas que se recrean en un ambiente de ensueño, que se cubre de nieve cada invierno y deja espacios que nos recordarían a un cuento. Entre sus antiguas construcciones destacan la iglesia parroquial de Sant Fèlix, del siglo XIII y la ermita de Santa Margarita de Bagergue

Alquézar

Un paraíso de fotografía y aventura

La villa de Alquézar, en el Somontano oscense, se encuentra encaramada a 660 metros de altitud sobre una de las sierras paralelas al Pirineo. Para los apasionados por la fotografía, Alquézar es un pueblo digno de inmortalizar en su escapada de fin de semana. Desde sus altos miradores se muestran unas impresionantes vistas hacia el paisaje de calizas modelado por el río Vero, creador a lo largo del tiempo un cañón increíble para la práctica del barranquismo, además de contar con acantilados impresionantes y cuevas de arte rupestre. Un destino perfecto para un plan lleno de aventura.

Sepúlveda

El amor por la naturaleza

La villa de Sepúlveda, en la provincia de Castilla y León, aúna historia, arte, gastronomía, naturaleza, cultura inmaterial y cultura viva. En ella, los visitantes podrán mimetizarse con la naturaleza en esta escapada en la que cobran protagonismo lugares mágicos como las Hoces del Río Duratón o el Santuario de Nuestra Señora de la Peña.

Tazones

Gastronomía y fiestas populares

El pueblo asturiano de Tazones prepara sus XVII Jornadas Gastronómicas y Fiesta Popular con el sabor tradicional de las verbenas asturianas. En febrero, este pueblo se engalana para ofrecer al visitante la más pura tradición marinera  de Tazones, animada con bailes y concursos, entre otras actividades, para convertir la escapada un oasis de sabor y diversión.

Setenil de las Bodegas

Bajo las rocas

El singular municipio de Setenil de las Bodegas, en la provincia de Cádiz, destaca sobretodo por su singularidad. Sus casas se encuentran excavadas en una montaña, sirviendo las propias rocas como tejados. De este modo, un recorrido paseando junto a este tipo de viviendas, que reciben el nombre de “abrigo bajo rocas”, resulta ser un plan idóneo para disfrutar una escapada de fin de semana