La trufa negra es una variedad de hongo subterráneo muy valorado en la alta cocina. Poco se sabe de este alimento tan cotizado, definido como “el diamante de la cocina” por su sutil y poderoso aroma cuya temporada de recolección en España es desde noviembre a marzo.

España, principal productor

La trufa negra se puede encontrar en los bosques del sur de Italia y Francia, pero España está considerado como el principal productor a nivel mundial.

Única en su especie

No hay ninguna trufa igual a esta. Existen 70 especies diferentes, 32 de las cuales se pueden encontrar en Europa, aunque la más buscada y apreciada es la trufa negra.

Tamaño y aspecto

El tamaño y el aspecto de la trufa negra depende de la época del año. Su mejor fecha de recolección es el invierno, de noviembre a marzo, aproximadamente. Es difícil saber dónde buscarla, pueden llegar a tardar en madurar hasta 9 años.

Beneficiosas para la salud

Las trufas son beneficiosas para la salud, ya que mejoran el funcionamiento de los tejidos musculares y nerviosos, combaten la anemia y favorecen la circulación sanguínea, entre otros beneficios.

Se cocina con mucha delicadeza

La trufa negra no se debe incluir en ningún plato que pueda enmascarar su aroma y sabor. Asimismo, siempre se echa en el último momento.

Fresca y rápido

La trufa se debe tomar fresca y rápido, intentar conservarla resulta difícil. No puede estar expuesta al aire libre porque desde el momento que son recogidas empiezan a liberar aromas y tienen peligro de oxidación. Tampoco se pueden guardar herméticamente, ya que necesitan respirar.

Encontrarlas, misión imposible

Encontrar trufas negras es tarea casi imposible. Cuando se habla de buscar trufas, la gente cree que se utilizan cerdos, pero son los perros entrenados los que normalmente rastrean su aroma. Además, las trufas negras sueltan una sustancia alelopática que impide el crecimiento de la hierba a su alrededor.

Egipcios, griegos y romanos

Egipcios, griegos y romanos ya consumían trufas, las apreciaban por su uso gastronómico y por sus propiedades medicinales. Los griegos y los romanos les atribuían un valor afrodisíaco. Fue en Roma donde Cicerón las llamó “Hijas de los dioses” y “Milagro de la naturaleza”.

Rico en minerales y vitaminas

La trufa es un hongo rico en minerales y vitaminas, que cuenta con niveles muy bajos en hidratos de carbono y grasas. Además, aporta fibra y proteínas vegetales. Y sólo cuenta con unas 30 calorías por 100 gramos.