De la mano de Heineken, se presentó la nueva temporada de Brassa de Mar, un restaurante con una ubicación envidiable situado en la playa de la Patacona de Valencia. Con música en directo y buen ambiente, Brassa de Mar dio la bienvenida al verano presentando sus dos nuevos espacios, que comparten la misma esencia, el Rice Club, vida y obra dedicada al arroz, y Sea Lounge, donde el mar lo invade todo.

El concepto Rice Club es la forma en que Brassa de Mar homenajea al ingrediente por excelencia de la tradición gastronómica valenciana, apostando por una extensa carta de arroces cocinados de una forma única y particular, donde se pueden encontrar tanto paellas tradicionales como las más innovadoras, combinando la experiencia tradicional, pero apostando por la modernidad que les diferencia. Además, el Rice Club cuenta con un entorno único diseñado por Francesc Rifé, que le aporta personalidad y exclusividad al espacio y que permite transformarlo en un espacio gourmet polivalente.

El segundo espacio, Sea Lounge, es una puerta a los orígenes y el porqué de todo lo que se hace en Brassa de Mar. El mar lo invade todo, desde los recuerdos de la niñez, el olor a salitre, la brisa, el producto y, por supuesto, sus platos. Además, la terraza pretende convertirse en un espacio alternativo donde poder albergar todo tipo de eventos, desde música en directo, ceremonias o eventos corporativos. En definitiva, un ambiente festivo, en el que la música y el ocio son los protagonistas. Además, dicha terraza sirve para comenzar el día con un desayuno en pleno paseo de la Patacona o animarse a probar sus tapas a escasos metros de la arena, ya que su zona lounge ha sido creada para relajarse, experimentar el ritmo de vida mediterráneo y disfrutar de su playa, y todo ello sin renunciar a la comodidad de un lounge de primer nivel.