Como un refugio de cristal, como un balcón al mar, flotando sobre la Marina de Valencia, aparece Sausalito, un restaurante lleno de calidez en el que la experiencia, el producto y el sabor mediterráneo se convertirán en los protagonistas indiscutibles de su mesa. Y es que la conexión del restaurante con el mar viene dada por naturaleza, por su propia ubicación, a la que después se le une su nueva carta, que está repleta de guiños al mar y a todo lo que este nos da, desde el arroz del señoret de carabineros, estrella de la casa, hasta el calamar de playa a la plancha con salsa parmesano y alcachofas confitadas, una delicia de entrante para abrir boca.

Sausalito está viviendo una nueva etapa al frente de la cual se encuentra el joven empresario hostelero Borja Taberner, artífice además de la nueva carta. “Hemos intentado racionalizarla, hacerla más sencilla y abierta a un público más amplio, por ejemplo, hemos introducido tres aperitivos más populares como el callo de sepia con mayonesa, las patatas bravas y la ensaladilla, para que así todo aquel que quiera se pueda acercar a tomar también un aperitivo a partir de las doce y media del mediodía. Además, hemos quitado de la carta aquellos productos estacionales, como la clóchina valenciana, para que cuando ofrezcamos este producto sea porque es fresco”, asegura Borja, quien además añade que “estamos cuidando mucho los productos que cada día nos ofrece tener la Lonja de Pescado a escasos 200 metros de nuestro establecimiento, un privilegio total, es por ello que todo aquel que venga encontrará sugerencias diarias fuera de carta”.

Su carta de arroces sigue siendo extensa y excelsa, destacando los que van acompañados de pescado y marisco. “Para nosotros es muy importante que aquella persona que haya venido a comer un arroz un domingo, si decide venir un martes encuentre la misma calidad”, apunta Borja Taberner. En definitiva, un concepto gastronómico basado en la cocina mediterránea y de mercado, particularmente en lo referente al marisco, al pescado fresco de lonja, a los arroces típicos de Valencia y a las verduras de la huerta con una cuidada presentación como el tomate valenciano de buen tamaño, maduro, pelado y puesto entero sobre el plato, acompañado de ventresca, mojama, bacalao y pimiento asado, compositivamente perfecto, además de bueno, tal y como se puede ver en una de las imágenes que acompaña este artículo.

Dentro de la carta también destacan los postres, y es que Sausalito tiene el privilegio de contar entre su equipo de cocina con una pastelera que además de cuidar y mejorar los tres clásicos fijos en carta: tarta de manzana, mouse de queso y brownie, también ofrece sugerencias diarias y la posibilidad de realizar en exclusiva tartas caseras para los eventos que tengan lugar en el restaurante. La carta de vinos también es nueva con referencias conocidas de gama alta para la propuesta gastronómica. Los albariños, que tan bien acompañan los pescados, siguen teniendo un papel fundamental.

Borja Taberner, gerente de Sausalito

Calidez

Una parte del establecimiento también ha sido renovado utilizando materiales como la madera en tono claro para seguir sumando calidez al entorno, en el que el mar Mediterráneo se cuela por los cuatro costados. Por supuesto, el balcón acristalado flotando sobre el mar sigue siendo el lugar más demandado de Sausalito y es que comer en este espacio te aporta aislamiento voluntario en los confines de la Marina de Valencia, lugar que con los años va construyendo su propia leyenda al igual que la pequeña ciudad a la que debe su nombre y que, situada junto al Golden Gate Bridge de la ciudad estadounidense de San Francisco, adquirió reputación como colonia de artistas y bohemios que vivían en casas flotantes sobre la bahía.

“El balcón puede pedirse en exclusiva para eventos especiales, intentamos además cuidar el mínimo detalle que nos pida el cliente, unas flores concretas en las mesas, música e incluso, y aunque de normal no abrimos los domingos noche ni los lunes durante todo el día, si alguien nos lo pide hacemos excepciones. También estamos renovando la terraza, otra maravilla por su localización y orientación ya no solo para comer o cenar, sino para tomar un aperitivo, tardear después del trabajo o tomar la última copa después de una buena cena”, explica Borja Taberner.

Otro aspecto que en Sausalito cuidan mucho es el tema de los niños, que son más que bienvenidos, de hecho, cocinan una paella valenciana especial en la que no hay verduras y el pollo está deshuesado, “la tranquilidad de nuestra ubicación y el hecho de que a escasos metros tengamos un parque infantil son puntos fuertes para las comidas familiares”, apunta el nuevo gerente de Sausalito.

Caldereta de pescado y marisco

Pulpo braseado con patata confitada y mojo picón rojo

Buñuelos de bacalao i all i oli con piñones tostados

Tomate valenciano

Arroz del senyoret de carabineros

Arroz de cigalas y alcachofas

Paella valenciana

Magret de pato con espuma de boletus y manzana caramelizada

Brownie de chocolate

Restaurante Sausalito
Dirección: Marina Real Juan Carlos I, Dársena Sur Muelle de Poniente (Puerto de Valencia)
Teléfono reservas: 626 081 311
www.restaurantesausalitovalencia.com

Por G. Peñalver.