Pepa Ferrer es asesora de idiomas en el extranjero para niños, adultos y profesionales en destinos como Inglaterra, Irlanda, Malta, Francia, Alemania e Italia. Su vinculación profesional durante muchos años con el sector logístico le ha llevado a dominar el entorno y convertirse en una perfecta conocedora de sus particularidades, necesidades y exigencias.

Después de seis años de consolidación laboral en el ámbito de los idiomas y avalada por numerosos casos de éxito, Pepa Ferrer ha dado un nuevo salto cualitativo y profesional en su carrera que le ha llevado a dimensionar su empresa y focalizar parte de sus esfuerzos en aquellos ámbitos en los que presenta una clara diferencia competitiva respecto a otras ofertas del mercado.

La cara más visible de esta etapa está marcada por una nueva imagen corporativa y una plataforma web. “Tenía la necesidad de seguir avanzando, de comunicar mejor y de estar a la altura profesional de los servicios y asesoramiento que presto a mis clientes”, asegura Pepa Ferrer, quien añade que “la nueva imagen transmite con exactitud y precisión quién soy, cómo trabajo y qué ofrezco”.

Si hay algo que durante los últimos años ha podido reconfirmar es que los idiomas son fundamentales. “No solo facilitan la mejora de la competitividad, sino que además son fundamentales a la hora de buscar empleo y para seguir profundizando en la formación ya que gran parte de los contenidos están en otros idiomas, especialmente en inglés”, explica Ferrer.

En este contexto, considera que el inglés es un elemento fundamental e imprescindible. “Todas las economías sobre todo las basadas en import/export, hablan inglés. Es el idioma de los negocios en un mundo globalizado y cada vez más, el lenguaje de comunicación de las grandes corporaciones. En la comunidad logístico portuaria, con nuestra proyección internacional, no saber inglés es limitante”, enfatiza Pepa Ferrer.

La edad no es un problema

En el rango de la mediana edad existe una diferencia generacional evidente con respecto a los recién licenciados o jóvenes profesionales donde el inglés ya casi les viene de serie porque es requisito universitario y han entrado en el mercado laboral con este segundo idioma como formación de obligado cumplimiento. De hecho es en este segmento de la mediana edad en el que Pepa Ferrer ha focalizado sus servicios, y añade “cualquiera que sea el nivel del que partimos, nunca es tarde para aprender o mejorar un idioma”.

Inmersiones
Consciente de las dificultades de muchos profesionales para seguir un ciclo formativo al uso, Pepa Ferrer ofrece una solución a medida, exactamente adaptada al cliente, tanto a su nivel de inglés como a sus necesidades.

Concretamente, la oferta se centra en una inmersión de una o dos semanas en cualquier época del año. “Es importante destacar que el cliente decide cuándo se va a ir a Inglaterra y no está sujeto a un calendario diseñado por un tercero. Puede aprovechar una semana de puente, unas vacaciones, etc.”. Con todo, Pepa Ferrer asegura que cada persona es diferente y cada situación hay que tratarla como si fuera única. “Mi valor añadido para el cliente es el asesoramiento desde un conocimiento profundo de los programas, la atención individualizada, el compromiso y un gran entusiasmo por acompañarle en la travesía de los idiomas”.

Por Gema Peñalver