La huerta de Valencia es una de las seis huertas periurbanas más valoradas de Europa. Es un territorio milenario que, a pesar de su proximidad y riqueza, ha sido en muchas ocasiones ignorado y maltratado. Durante siglos, la fusión del agua del Turia, la tierra y la sabiduría de los agricultores han conformado este paisaje que cambia en cada una de las estaciones del año. A este paisaje inigualable se le unen enclaves como el restaurante L’Alquería de la Font d’en Corts (Ctra. Fuente en Corts, 54), un lugar en el que confluyen precisamente lo que otros osadamente han querido ignorar: una alquería valenciana recuperada y rodeada de huerta convertida en un excelente espacio gastronómico, una cocina basada en platos clásicos valencianos y un exquisito cuidado de la materia prima. Y por encima de todo la profesionalidad y el trato de Maica Nadal, quien dirige este restaurante y será la responsable de hacerle sentir como lo hizo con el equipo de Bonus, como si todo el restaurante estuviera al unísono funcionando solo para nosotras.

El restaurante

Como ya nos dice su nombre está estructurado bajo el concepto de alquería, es decir una gran casa de dos alturas rodeada de huerta con una terraza nada más entrar que le aporta al restaurante la utilización independiente de cada espacio si así lo demanda el cliente. “Contamos con tres espacios, el comedor de arriba con capacidad para 50 personas y con una pantalla para proyecciones permite la celebración de eventos empresariales y familiares privados. El comedor interior, también con capacidad para 50 personas, cuenta con la opción de crear un reservado para doce personas, ambas estancias cuentan con muchísima luz, ya que desde que abordamos la rehabilitación de la alquería quisimos que todos los espacios fueran muy luminosos, para aprovechar el clima y la luz de Valencia, de hecho la única separación que el cliente encontrará entre el comedor interior y la terraza son las cristaleras”, explica Maica Nadal, quien se muestra especialmente satisfecha con la terraza, el tercer espacio, tan amplia con la que cuenta el restaurante. “Creo que es muy agradable que nuestros clientes se encuentren nada más entrar con nuestra terraza, aunque vayan a comer en el interior es una manera de volver a unir el hecho de estar tan cerca de la ciudad, pero al aire libre y rodeados de la huerta”.

En la terraza llaman la atención dos elementos: la gran barbacoa y la fuente ornamental cuyo sonido del agua constante resulta muy relajante y hace que te olvides por completo de que cerca transcurre una carretera. La decoración del interior es sencilla y cuidada con toques modernos como el letrero de la entrada con la palabra Alquería hecha de madera y plantas. Algunos toques aquí y allá que no le quitan luz al restaurante, es decir que suman y no restan. La separación de las mesas es la adecuada para poder disfrutar de la comida sin saber qué pasa en la mesa de al lado.

Maica Nadal gerente de l’Alqueria

La carta

Se trata de un restaurante de comida típica valenciana. La oferta se basa en platos clásicos valencianos más allá de la paella, pero como le gusta destacar a Maica Nadal, “con la paella y nuestra variedad de arroces hechos al momento como eje principal de nuestra carta y siempre servidos al centro de la mesa, si alguien llega a las cuatro y media de la tarde y quiere un arroz recién hecho lo tendrá. Además, nuestros arroces están condimentados con azafrán natural, el aromático oro rojo, a los que les aporta inigualables aromas, sabores y colores”.
De todos los entrantes, todos exquisitos, destacaríamos los buñuelos de bacalao, cuyo toque de miel les da un sabor sublime, sin que desmerezcan para nada la titaina, el calamar entero con salsa Mery, las gambas al ajillo con base de ajo arriero, la puntilla rebozada con salsa Romescu o las alcachofas en temporada con huevas de sepia. Además, las raciones son muy amplias pero equilibradas para llegar al arroz en perfectas condiciones. Los postres también son típicos valencianos como la calabaza asada con helado de membrillo, la torrija de leche merengada con horchata, la crema de almendras con helado de limón o el arnadí, postre valenciano de origen árabe, con calabaza y boniatos asados y almendras.
Sin duda se nota que además del amor que le ponen en la cocina, los ingredientes que utilizan son carnes, verduras, pescados y mariscos frescos, que llegan cada día directamente de Mercavalencia.

Dirección: Ctra. Fuente en Corts, 54 46013, Valencia
Horario: 13.30 a 19.00 horas. Lunes cerrado.
Tel.: 962 11 18 82 – 699 358 251 www.alqueriadencorts.com

Por G. Peñalver