Si algo nos gusta en verano es el terraceo y nos gusta además conocer nuevas opciones que puedan aportar valor añadido al simple hecho de tomarnos una caña, un cóctel o lo que sea, pero por favor que sea fresquito, y estarán conmigo en que corra el airecito. Ya sea por las vistas que otorga o por el entorno que las rodea, aquí tienen un ramillete de algunas de las mejores terrazas nacionales.

Menorca

No hay nada comparable a la calidez de las noches de verano y la brisa marina. Y si, además, se puede disfrutar de ellas con un buen cóctel ¡mucho mejor! Para una noche con amigos, buena música y el mar a los pies, el Blue Sky Bar de Menorca es el lugar ideal. El bar está ubicado en la azotea del hotel Barceló Hamilton Menorca, cuenta con seis bañeras de hidromasaje con vistas al mar y una carta de combinados opciones originales que hasta combinan té con ginebra, permitiendo sentir el verano en el paladar.

Cádiz

La última puesta de sol de la Península sucede en este mágico punto de la costa gaditana, de ahí el nombre de esta terraza: Sunset Cocktails & More. En Chiclana de la Frontera y alojada en los jardines de un resort de lujo como es el Royal Hideaway Sancti Petri, esta terraza tiene sus mesas enfocadas todas hacia el mar, para disfrutar de las fantásticas vistas que otorga La Barrosa. Como si fuera un cine de verano en el que los decorados, aunque de ensueño, son reales. No sólo es Sunset Cocktails, es también ‘more’, y ello se debe a la experiencia de ver preciosos atardeceres en un ambiente bañado por la brisa marina y rodeado de jardines tropicales.

Jerez

La terraza del restaurante El Lagar, ubicado dentro del hotel Barceló Montecastillo, es un auténtico sueño para los amantes del golf. Haciendo gala del compromiso healthy del hotel, El Lagar ofrece una propuesta de cocina mediterránea muy saludable, baja en calorías y con altas dosis de elementos antioxidantes. Todo acompañado de unas vistas inmejorables al imponente campo de golf de 18 hoyos con más de 160 hectáreas de flora y fauna autóctona.

Valencia

La terracita del hotel SH Valencia Palace es el mismo espacio que durante buena parte del año se presta a las copas de clientes y visitantes por ocio o negocio, pero en los meses de verano se convierte en restaurante. Así, de repente y por tiempo limitado, su privilegiada terraza se reinventa en un local de altura para pasar una inolvidable velada. Con la luna de Valencia como testigo presencial.

La de su casa

Si es de los privilegiados que pueden disfrutar de su propia terraza, no se lo piense, dele un toque chic y sáquele el mayor rendimiento en estos meses de verano. Para reponer energía, para organizar un picoteo entre amigos, una comida en pareja o simplemente sacar un poco de tiempo para disfrutar del sol de la ciudad tomando un té frío. Viva el tarraceo casero.

Por G. Peñalver