Si en algo ha cambiado el paisaje urbano de las ciudades españolas recientemente es en que la bicicleta y todo lo relacionado con ella cada vez tiene más peso, es un elemento más, a la par se han creado nuevos negocios que están dinamizando la economía de este sector, de hecho, según la Asociación de Marcas y Bicicletas de España (AMBE) en los tres últimos años se han vendido más bicicletas que coches en España. Raro es el consistorio español que no esté modificando sus calles para intentar que este medio de transporte, ligero y sobre todo no contaminante, pueda circular de forma más segura en carriles habilitados para ello, pero también, y ese es el gran desafío, que haya una confluencia pacífica de bici, coche y peatón y ahí cada ciudad es una historia. Para todos los expertos Madrid suspende, Sevilla se sale, Valencia y Zaragoza pedalean a buen ritmo y Barcelona sigue siendo pionera a la hora de ser una ciudad amable con las bicis.

MADRID

Si comparamos Madrid con otras ciudades europeas de su nivel, en materia de carriles bici, Madrid sale muy mal parada. Sin embargo, Madrid se caracteriza por el alto número de tiendas especializadas que alberga. Muchas se han inaugurado hace poco, al calor del interés creciente por esta forma de moverse. En la mayoría de estos establecimientos, se ofrece venta, alquiler y reparación. Casa de Bicis sería un buen ejemplo. Y si está por la ciudad y quiere hacer un alto para tomar un café, entre en La Bicicleta, donde su bici es bienvenida. De todas maneras, Madrid Río es el ejemplo de que algo en la capital está cambiando.

GIJÓN

Si va a visitar esta ciudad y es un fanático de este vehículo, dispone de un servicio de bicicletas completamente gratuito a través del proyecto Gijón-Bici. El sistema cuenta con ocho estaciones operativas y es accesible a través de una tarjeta ciudadana que se solicita por Internet, pero si quiere evitar trámites administrativos, son varios los hoteles y tiendas que alquilan bicis por un precio más que módico. Un ejemplo de establecimiento dedicado al fantástico mundo de las bicicletas es Ciclos Esplendor.

BARCELONA

El reto marcado por el Área Metropolitana de Barcelona (AMB) es acabar con todos los muros físicos y psicológicos, hacer posibles las conexiones entre municipios para promover el uso de la bicicleta en los trayectos diarios. Busca dotar el espacio público de recorridos rápidos y seguros que postulen la bicicleta como un medio de transporte tan válido como cualquier otro. La intención con la que trabaja el AMB es contar con 414 kilómetros de carriles bici que permitan recorrer toda el área metropolitana de forma segura en el 2025. Bicing fue el sistema de bicicleta público pionero, pero al sobredimensionarse y necesitar una mayor inversión ha ido quedándose obsoleto en algunas zonas. Actualmente, cuenta con más de 100.000 abonados y 6.000 bicicletas. La pega es que está concebido como un servicio de abono anual para los ciudadanos que hacen trayectos cortos. Por lo que los establecimientos específicos de alquiler de bicicletas han proliferado por toda la ciudad.

CÓRDOBA

Aproximadamente el 10% de la población cordobesa usa este medio de transporte.
Si ha ido a Córdoba con la bici cargada en el coche, no se pierda las rutas gratuitas del programa Córdoba en bici. También existen empresas que organizan itinerarios con carácter concertado, como Córdoba en bicicleta, que realizan salidas siguiendo diferentes recorridos.

SEVILLA

Sevilla es de las más reconocidas. Cuenta con un carril bici bidireccional con más de 160 kilómetros totalmente integrado en la ciudad. Además, pasó de 12.000 ciclistas a más de 70.000 en sólo cuatro años.
De hecho, la prestigiosa revista online Copenhagenize.eu la situó recientemente por delante de Berlín, Tokyo o Dublín, entre otras.
También se ha realizado un esfuerzo considerable peatonalizando calles por las que pedalear sin agobios, aunque es el sistema de bicicletas compartidas Sevici el factor que más ha ayudado a convertir Sevilla en un entorno perfecto para disfrutar del ciclismo.

VITORIA

Darle a los pedales en Vitoria es una gozada al tratarse de una ciudad llana y con poco tráfico, además en la capital alavesa la concienciación ciclista se presenta en forma de carriles bici de doble dirección y zonas exclusivas donde está prohibido circular a más de treinta kilómetros hora. Además de un sistema público que favorece el uso de este medio de transporte como una opción habitual, el turista que visite Vitoria dispone de una amplia red de rutas al aire libre, como los parques de Garaio y Landa o el bosque de Armentia, por ejemplo. Una de las ideas con mejor acogida ha sido el lanzamiento de la herramienta GEO, un sistema de mapas que muestra al usuario el mejor modo de llegar de un punto a otro en bicicleta, marcando las calles más apropiadas.

ZARAGOZA

El caso de Zaragoza es muy parecido al de Vitoria y en muchas de sus calles existen señales que advierten de que la prioridad de circulación la tienen los ciclistas, además de existir una buena red de carriles bici. Descubrir los rincones más interesantes de la ciudad aragonesa no requerirá demasiado esfuerzo porque no existen demasiadas cuestas. El sistema Bizi es el servicio público que articula la ciudad desde 2008 y si decide combinar este vehículo con el resto del transporte urbano puede adquirir un abono temporal.

SAN SEBASTIÁN

Volvemos al País Vasco para hacer una parada en la capital guipuzcoana, donde los carriles bici han inundado muchas zonas de la ciudad. La inversión en infraestructuras ha sido enorme, dado que se han colocado ascensores, rampas y otros elementos con el fin de facilitar a los amantes de las bicicletas su tránsito por la urbe. Uno de los puntos más interesantes es que la municipalidad ha tenido muy en cuenta la opinión ciudadana a la hora de aplicar sus programas de fomento del uso de este vehículo.

PALMA DE MALLORCA

Con el objetivo de convertir la capital balear en un referente, se pusieron en práctica políticas dirigidas a extender el uso de la bicicleta entre sus habitantes. El resultado es Bicipalma, un sistema público que sigue los pasos del Bicing barcelonés, aunque dada la afluencia de turistas que tiene la isla se ofrecen diferentes opciones de bonos temporales. El cicloturismo también es la estrategia de muchos alojamientos. De hecho, son muchos los hoteles, como el Pabisa Bali y el Barceló Illetas Albatros, que ofrecen a sus huéspedes bicicletas de todo tipo, además de diversos itinerarios para disfrutar de la belleza de la isla.

VALENCIA

Si en algo se han caracterizado los dos últimos años en la ciudad de Valencia es por el firme propósito de su consistorio de aumentar el número de kilómetros de su carril bici, de casi 200 kilómetros. Solo en los tres últimos meses se han construido veinte kilómetros más, muchos de ellos en la arteria principal del centro de la ciudad. Valenbisi es la mejor forma de moverse por esta ciudad a golpe de pedal. Dispone de un abono anual como muchos de los servicios de bicicleta compartida existentes en otras urbes. Un ejemplo de la apuesta tan notable de Valencia por la bicicleta es el Río Turia, donde hay momentos en que es tal la afluencia de bicicletas, que junto a los runners practican deporte por esta zona, que el peatón a veces no sabe muy bien dónde meterse.