Cuando hace diez años Salvador Gascón, propietario del restaurante Casa Salvador en Cullera, fue premiado por la Federación de Hosteleros por su destacada trayectoria, dijo “que ese premio no era el fin sino el camino” y esa ha sido la filosofía que ha acompañado a este restaurante desde que abrió sus puertas en 1950, siempre aprendiendo, siempre abiertos (no han cerrado ni un solo día en todo este tiempo), nunca morir de éxito. Quizás sea porque, además de ser una referencia gastronómica española de carta exquisita y templo del arroz, el lugar donde se ubica, el paraje natural de l’Estany de Cullera, es un lugar único, rodeado de agua, una laguna de agua dulce que desemboca en el mar donde la magia de los fogones se funde con la magia de toda esa agua que le envuelve.

Salvador Gascón,
 propietario de Casa Salvador.

Rodeados de agua

Casa Salvador es un establecimiento enteramente familiar y eso se nota cuando Anabel Gascón, hija de Salvador y nieta de los fundadores, nos enseña al equipo de Bonus el restaurante, del que ahora es gerente, y nos habla de lo que supone ser la tercera generación que dirige lo que más que un restaurante es un icono de la gastronomía valenciana. Cuando Bonus apela al orgullo que han de sentir al ver lo que han conseguido crear, ella nos corrige, “es una enorme responsabilidad, la responsabilidad de un prestigio ganado día a día con mucho esfuerzo y dedicación”. Ese prestigio del que habla Anabel se fundamenta en los pilares de la experiencia y del saber hacer de esas tres generaciones, pero también en un buen producto. Casa Salvador dispone de dos hectáreas de huerta propia donde se cultivan tomates, cebollas, alcachofas, pimientos, patatas, cogollos de lechuga, coles y naranjas entre otros, el pescado que adquieren de la Lonja de Cullera y Mercavalencia y el arroz, que como el agua rodea toda esa zona de la Comunidad Valenciana. En resumen, materias primas cercanas.

Inma Jover, prima de Anabel, es quien dirige la cocina,  esa cocina tradicional bien ejecutada en la que los arroces ocupan un lugar privilegiado en la carta, arroces que su tío Salvador Gascón, gran relaciones públicas, se encargó de promocionar fuera de Valencia cuando esa misión no era tan fácil como ahora, con redes sociales y demás, y algunos de los cuales ellos mismos habían inventado, como el  arroz negro o el reguerot, que no es otra cosa que un arroz cocinado con lo que encontraban los abuelos de Inma y Anabel en la zona: pato, corazones de alcachofa, ajos tiernos y puerros. Eso hace que la carta de arroces sea extensa. Secos y caldosos o con el caldo justo para que resulten melosos. De carne, de pescado, de marisco y verduras. Hechos al horno  o expuestos directamente al fuego, como sea, pero con un denominador común: la calidad.
“Nuestra cocina se adapta a los gustos del cliente, hay gente que viene y recuerda un arroz que tomó y que en ese momento no encuentra en la carta y nos lo pide y se lo hacemos, de la misma manera que podemos hacer un arroz a la una y media pero también a las cuatro y media, o por la noche, somos muy exibles”, asegura Anabel Gascón, quien puntualiza que “todos estos arroces se complementan con una cuidada selección de entrantes y postres, también hemos sido inventores de postres legendarios como la naranja helada, que en su día le pedimos a una marca de conocidos helados de la zona y luego se comercializó a nivel nacional”.

Casa Salvador es un lugar apacible y tranquilo, que goza del privilegio de paraje protegido, libre de edificaciones, donde se aparca sin problemas. Desde la terraza, indescriptible lugar en Casa Salvador, digno de postal, los clientes podrán disfrutar de la buena mesa inmersos en un entorno privilegiado que mantiene el encanto y la esencia de tiempos pasados. Pero también en su barraca, con dos salones de tamaños diferentes. El salón pequeño resulta perfecto para una celebración privada, mientras que la terraza y el grande pueden acoger celebraciones más grandes como pueda ser una boda.

Otro de los aspectos que se trata con un gran cuidado y mimo en Casa Salvador es la carta de vinos, con más de mil trescientas referencias de vinos, cavas y champagnes, representativos de todas las denominaciones y países. “Para todos los gustos y para todos los bolsillos, pero también para los más caprichosos. Contamos con referencias que si no es a través de subasta no se encontrarían”, nos cuenta Anabel, quien al final de nuestra visita le pedimos que nos hable de los comensales ilustres que ha recibido Casa Salvador y con una sonrisa nos confiesa que tener al maestro Arzak comiendo allí y visitando la cocina fue un enorme honor y un recuerdo que todos en el restaurante guardan con mucho cariño.

Representando a la cocina valenciana, Casa Salvador ha sido obsequiado con los principales galardones de la Comunidad Valenciana y del país.

Estany de Cullera,Valencia – Coordenadas GPS: Anchura 39.1217644 Longitud -0.233262
RESERVAS: 96 172 01 36 – www.casasalvador.com