Llega la Semana Santa, la antesala del verano y una de las épocas del año más deseada para viajar. Además del gran parón antes de la temporada de verano, la Semana Santa también es sinónimo de tradición en muchos sentidos, en lo religioso; en lo personal, porque solemos reencontrarnos con familiares y amigos; en lo lúdico, porque en muchas zonas del mundo hay un montón de costumbres que invitan a disfrutar de estos días al aire libre; pero esta vez nos gustaría desde Bonus destacar, sobre todo, la tradición en lo gastronómico. Y como de entre todas las recetas y platos que se suelen preparar para Semana Santa, los dulces son los más demandados, les proponemos un pequeño recorrido que busca la unión de un lugar con su dulce típico en esta época del año.

Torrijas y Oviedo

Se desconoce el origen de las torrijas, hay quien afirma que su origen es romano y que podrían ser tan antiguas como el Antiguo Testamento. Probablemente sean el milagro de Semana Santa más extendido: convertir un trozo de pan duro en una maravilla para el paladar. Existen de leche, de chocolate, de brioche, de vino…sea como sea, son una delicia irresistible.

Les invitamos a probar las de la Confitería Ovetus en Oviedo (c/ Santa Susana, 1) y aprovechar para visitar esta ciudad de la que Woody Allen ha dicho: “es una ciudad deliciosa, exótica, bella, limpia, agradable, tranquila y peatonalizada”. Una ciudad que, para no ser menos moderna que las demás, tiene su obra de Santiago Calatrava, el Palacio de Congresos, y una Universidad cuatro veces centenaria que en 2013 dejó estupefacta a toda España al impartir un curso sobre David Bowie.
No se pierdan la calle Gascona, conocida como el Bulevar de la Sidra. Aquí se puede comer de tapas o de platos más contundentes, pero siempre, salvo que uno sea alérgico, con sidra. En la sidrería El Cachopito, la especialidad es, como indica su nombre, el cachopo, una especie de San Jacobo enorme, hecho con filetes de ternera, queso fundido y jamón serrano.

Si después de pasear la ciudad le apetece ver algo de las afueras, no se pierda dos joyas del prerrománico astur, situadas en la falda del Naranco, a cuatro kilómetros del centro y declaradas Patrimonio de la Humanidad: Santa María del Naranco y San Miguel de Lillo, del siglo IX. Un poquito más lejos y hacia el mar, en la villa marinera de Tazones, encontrará el Portal de Tazones (c/ San Roque, 3) donde preparan las torrijas que han quedado finalistas en la categoría tradicional del Concurso Nacional del pasado año 2016.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

La versatilidad a la hora de presentar las torrijas es inmensa, pero con azúcar y canela son la versión más tradicional.

Oviedo

El Palacio de Congresos de Oviedo es obra de Santiago Calatrava.

Flor frita y Almagro (Castilla La Mancha)

En este caso el origen de este dulce típico de Semana Santa está clarísimo. La flor frita proviene de la tradición culinaria de Castilla La Mancha, concretamente de la zona del Campo de Calatrava. Su forma es similar a la de la cruz de Calatrava, (consiste en una cruz de cuatro brazos iguales, con flores de lis en los extremos de los brazos).

El Campo de Calatrava está en la provincia de Ciudad Real, donde multitud de pueblos llevan ese sufijo, quizás el más conocido sea Calzada de Calatrava, donde están las ruinas del castillo y de donde es natural el director de cine Pedro Almodóvar.

Pero por encima de todos esos municipios destaca Almagro, donde la Orden de Calatrava tenía su sede. Almagro es la ciudad del teatro de corral. Tiene en su haber el único Corral de Comedias conservado en España intacto. Y activo: desde principios del siglo XVII hasta hoy. Una proeza cultural enorme. Tan importante es el espacio que en Almagro se celebra el Festival Internacional de Teatro Clásico.
Toda la villa está declarada Conjunto Histórico-Artístico, no solo el Corral de Comedias. Destacan la Plaza Mayor, monumental, con soportales y ventanales de madera verde. Les recomendamos que después de haber dado un buen paseo por este municipio y haber comprado sus flores fritas en la pastelería de Angel Molina (c/ Mayor de Carnicerías, 6) muy cerca de la Plaza Mayor, se decidan por comer en un restaurante también cercano a la plaza, junto a la Iglesia de San Bartolomé, El Corregidor, uno de los restaurantes más emblemáticos de Almagro, por su ambiente, decorado como una típica casa manchega con un patio al aire libre muy agradable, y por su carta, que combina tradición con platos modernos.

florfrita

En su elaboración se emplea masa brisa, Ricota, azúcar, harina y leche.

Almagro

Plaza Mayor de Almagro

Pastiera y Nápoles

Cuenta la leyenda que la sirena Partenope emergía cada primavera para regalar sus canciones a los habitantes del Golfo de Nápoles, los cuales la agasajaban con este delicioso postre: la pastiera, pastel típico de la Semana Santa que se toma en Italia, en concreto en la ciudad de Nápoles, elaborado principalmente con Ricota. La masa con la que se elabora, le recomendamos probarla en la Pastelería Poppella (Vía Arena Alla Sanita, 24), se suele preparar con un día de antelación ya que se aromatiza con diferentes especias como puede ser la vainilla, naranja e incluso el agua de azahar.

Además de por la pastiera, la mayor ciudad del sur de Italia tiene atractivos suficientes para organizar una visita antes de que el calor y la humedad aprieten. Es la capital de la región de Campania y una de las mayores ciudades de toda Italia. Situada en el golfo homónimo, a los pies del monte Vesubio, tiene una gran riqueza artística, cultural y gastronómica, siendo su centro histórico Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Dentro de este casco histórico, la Catedral que pasa casi desapercibida en la calle Duomo, tiene el baptisterio más antiguo de Occidente: el Baptisterio de San Juan en Fuente con mosaicos paleocristianos del siglo IV.

Si además desea poner un broche de oro a su viaje a Nápoles no deje de visitar Pompeya, sepultada por las cenizas de una violenta erupción del volcán Vesubio en el año 79 después de Cristo y la idílica Isla de Capri.

Pastiera

En su elaboración se emplea masa brisa, Ricota, azúcar, harina y leche.

Nápoles

El centro histórico de Nápoles es Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Pan dulce portugués

De los dulces y los lugares que hemos escogido para unir gastronomía y escapadas de Semana Santa, el pan dulce portugués resulta ser el menos estacional de todos y el más universal, ya que la base de este dulce tradicional de Portugal recuerda mucho a nuestra mona de Pascua, pero también al brioche francés.

En portugués es massa sovada o simplemente massa o pão doce; la versión de Pascua con huevo es más conocida como folar. Se trata de un pan hecho con leche, azúcar y miel para obtener unas piezas de textura ligera y un poco dulces. Se elaboraba tradicionalmente por Navidad y Pascua, a menudo con huevos duros dentro en este último caso, ¿les suena de algo?, con forma de piezas redondas.

Como el pan dulce, Portugal es un país variado y fascinante que constituye un magnífico destino en el que pasar unas vacaciones, dependiendo de lo que busquen y el tiempo con el que cuentan, visiten una o varias de las ciudades que les pasamos a recomendar.

Sesimbra es una bonita ciudad turística que se encuentra al sur de Lisboa, en la Península de Setúbal, esta pequeña ciudad es uno de los destinos favoritos de los portugueses, pero fuera de la temporada alta, la ciudad se convierte en un lugar pacífico y pausado.

Coímbra es la más antigua ciudad universitaria de Portugal y ofrece una intrigante mezcla de lugares de interés histórico y la energía de la juventud, aportada por la numerosa población estudiantil de la ciudad.

Oporto ofrece preciosas iglesias, imponentes edificios históricos y agradables cruceros de placer a lo largo del río Duero. Y cómo no, Lisboa, ciudad vibrante y variada, de mente abierta y carácter liberal, pero que sin embargo no ha olvidado ni su herencia ni su pasado. Es todo un placer explorar esta ciudad llena de grandes plazas que se abren a estrechas callejuelas empedradas, cruzadas aquí y allá por la pintoresca red de sus particulares tranvías.

En esta última ciudad le aconsejamos probar cualquiera de los panes dulces que sirven en la pastelería Rainha Dona Amelia Confeitariaua (Rua dos Bacalhoeiros, 28).

panportugues

Existen muchas versiones del pan dulce portugués, algunas de ellas recuerdan a la mona de Pascua del Mediterráneo español.

Portugal

Las estrechas callejuelas de Lisboa están empedradas y cruzadas por la pintoresca red de sus particulares tranvías.

Por G. Peñalver