Las cenas de empresa son un momento ideal para estrechar lazos con los jefes, conocer mejor a los compañeros y, en definitiva, hacer equipo dentro de la compañía. Con la Navidad a la vuelta de la esquina es momento de comenzar a hablar de estos encuentros en los que, sin darnos cuenta y alejados de nuestro entorno laboral, continuamos estando bajo los ojos de quien todo lo ve… ¡El jefe! Aunque creas que una cena de empresa es momento para desconectar, lo bien cierto es que el exceso de relajación puede jugar una mala pasada. Por ello, es importante saber comportarse, saber estar en la mesa y tener en cuenta todo aquello que debemos evitar durante la velada. El equipo de profesionales de Portolito y Lotelito, lugar perfecto para celebrar estas cenas de empresa, nos dan estos consejos de las cosas que debemos evitar hacer en este clásico e importante evento anual:

  1. No beber demasiado. El alcohol desinhibe, pero hay que medir bien para no convertirte en el centro de atención de la noche.
  2. Evitar ligar con compañeros. Nunca es recomendable mezclar lo laboral con lo personal, pero si se hace, que el intento no suceda durante la cena de empresa. Podrías llevarte un chasco con alguna persona a la que tendrás que seguir viendo todo el año.
  3. Evitar conversaciones inapropiadas. Tocar temas políticos, religiosos o controvertidos solo puede ser un foco de discusiones, y la cena de empresa es para todo lo contrario. Tampoco es momento de criticar a otros compañeros, superiores o aspectos de la empresa.
  4. Cuidado con las fotos. Las nuevas tecnologías son también invitados en estas veladas. Si queréis preservar vuestra intimidad, evitad los selfies con copas en la mano, ebrios o en posiciones extrañas.
  5. Ir adecuados al evento. Hay que saber elegir la ropa adecuada para tal evento. Depende mucho del tipo de empresa pero hay que buscar siempre ese equilibro entre lo arreglado e informal.
  6. Pedir un aumento de sueldo. No hay que hablar de trabajo en la cena, pero mucho menos de las condiciones laborales, sobre todo si se hace para pedir un aumento al jefe o hablar de vuestros sueldos con otros compañeros.
  7. Mejor deja el coche en casa. Aunque bebas poco, las noches de cenas de empresa es cuando más vigilada está la ciudad por lo que es fácil acabar en un control de alcoholemia. No es recomendable acabar la noche con una multa que te quite la mitad del sueldo o, peor aún, que te lleve al hospital.

DSC_0023